Otra de quesos veganos. De hecho fue la primera receta que probé y la que más me ha enganchado.

No llevan gluten, ni lácteos, ni derivados de animal de ningún tipo.

Es un quesito con toque mediterráneo.

Yo lo como con tostadas, en ensalada… y en este caso para un evento familiar decidí montar la ensalada en brochetas.
Cosa que no recomiendo si no es que sólo cocinas para 4 personas o no te importa pasarte dos horas ensartando los ingredientes.

Uaaaaaa!! Fue un palo, la verdad… pero quedó precioso, y por supuesto buenísimo. Tuvieron mucho éxito 🙂

Quiero apuntar que la leche de las macadamias, la que sale cuando exprimes la bolsa para eliminar líquido sobrante es la más deliciosa leche que he probado jamás. Así que, ya ves, no sobra nada. E imagínate lo nutritiva que es sabiendo que es leche pura de macadamias + probióticos.

Vamos allà!

QuesoVegano02  QuesoVeganoOlivas01  BrochetaQuesoVegano03

 


Preparación

  1. Pon a remojar las macadamias durante mínimo 2 horas, (si es más, cambia el agua de vez en cuando)
  2. Tritura, junto con el agua y los probióticos, cuidando que no queden grumos
  3. Ponlas en la bolsa para filtrar. Saca el exceso de líquido y pon la bolsa en un colador con un peso encima (yo puse una botella de agua, llena)
  4. Deja fermentar durante mínimo 8h, o hasta que huela a fermentado (yo no sabía cual era ése olor pero cuando lo olí supe que era ése)
  5. Una vez fermentado pon el queso en un bol y mezcla con la levadura de cerveza y una pizca de sal
  6. Haz las bolas. Más grandes, más pequeñas… Haz un rulo tipo queso de cabra…
  7. Reboza con el tomillor y el orégano y guarda en la nevera hasta el momento de servir

Ingredientes del ‘Queso’

  • 3 T de macadamias
  • 1 taza de agua
  • 1 cp de polvos probióticos
  • 1 Cs de levadura nutricional
  • 1 poco de sal
  • Orégano y tomillo en especia

Interesante a tener en cuenta

  • Semillas, en general:son ricas en ácidos grasos de fácil digestión, lípidos de alta calidad, fuente de energía y  necesarios para la creación de prostaglandinas*, recubren algunos órganos, contribuyen a regular nuestra temperatura corporal, son una reserva de agua, etc. y nos aportan ácidos grasos esenciales que nuestro organismo no es capaz de sintetizar y tenemos que aportar desde fuera (omega 3 y omega6). Su deficiencia nos produce sequedad en piel y mucosas, tendencia a padecer alergias, problemas digestivos crónicos, etc. También contienen proteínas que las personas vegetarianas deberían tener en cuenta.
    • *Prostaglandinas: son sustancias que derivan enzimáticamente de los AGE y son fundamentales para el equilibrio de la presión sanguínea, la prevención de enfermedades infecciosas, de tumores, cáncer, para la producción de hormonas, para el sistema reproductor y para el equilibrio del sistema nervioso.
  • Macadamias: es semilla oleaginosa. Rica en potasio, magnesio, selenio, calcio y hierro.
  • Probióticos: colonias de bacterias que ayudan a terminar procesos digestivos, te aportan energía y refuerzan tu flora intestinal sana.
  • Levadura nutricional: alta en fibras, proteínas y vitaminas del grupo B

¿Te animas? Cuéntame con qué las combinas 😉

Comparte esta receta