Hoy os presento un crudi-carpaccio de calabacín.

Si me sigues por Instagram supongo que lo verías en su momento, pero me parece tan sencillo y tan espectacularmente rico que no podía dejar de ponerlo aquí.

Es una receta crudivegana, con lo que aprovechas todos los nutrientes.

Esto es Vida, my friend.

 


Preparación

  1. Pon los tomates deshidratados con agua ‘buena’ durante algunas horas
  2. Corta en rodajas finas la zanahoria y los rabanitos y ponlos a marinar con aceite de oliva y salsa de tamari
  3. Corta el calabacín en rodajas finas. Pélalo si no es ecológico.
  4. Ponlo encima de papel de cocina con sal para que escurra un poco de agua o déjalo tal cual
  5. Dispon las rodajas de calabación en el fondo del plato y luego las de zanahoria y rabanitos por encima
  6. Añade el tomate deshidratado cortado a trocitos, las hojas de espinacas y unas aceitunas de aragón.
  7. Aliña con aceite y pizca de sal. Si quieres también con unas gotas de lima
  8. El último paso, como siempre es disfrutarlo 😉

Ingredientes

  • 1 calabacín grande, en crudo
  • 1 zanahoria
  • 3 o 4 rabanitos
  • aceitunas de aragón
  • algunas hojas de espinacas
  • 3 o 4 tomates deshidratados
  • AOVE (Aceite Oliva Virgen Extra)
  • pizca de sal
  • unas gotas de limón

 


Interesante a tener en cuenta

  • Calabacín: Vit C, del grupo B, minerales, flavonoides. Refrescan, hidratan, revitalizan, relajantes para el sistema nervioso, favorecen el sueño, regulan la presión, previenen la retención de líquidos, refuerzan la vista, combaten el estreñimiento, protegen la piel, el corazón, mejoran el estado de ánimo

Buen provecho 😉

Comparte esta receta