Mi vecina, de 80 y pico de años me cuida mucho, muchísimo y de vez en cuando me sube boniatos recién hechos. Es tan bonita!!

Y hoy, con uno de ellos se me ha ocurrido hacer una deliciosa salsa para la pasta.

La verdad es que ha quedado muy suave de sabor. Muy, muy rica. Otro invento que vale la pena apuntar 😛

No hace falta decir que, como casi todo lo que hago, es fácil y rapidisimo de hacer.
No es una de las mejores combinaciones a nivel de compatibilidades, es decir, de digestión. Pero si estás sana, de vez en cuando, puedes regalarte estos caprichos.
O puedes usar esta salsa con unos espaguetis de calabacín crudos 🙂 Delicioso!

Te invito a probar, hacer variaciones y disfrutar en la cocina y en la mesa. ¡Buen provecho!


Preparación

  1. Cuece los espaguetis con un poco de sal, un ajo, laurel…
  2. en la procesadora de alimentos añades el boniato hecho previamente al horno, el diente de ajo, los anacardos, un chorrito de aceite de oliva, la leche de arroz y la sal. Lo vas añadiento y triturando despacio
  3. Mezcla la salsa con los espaguetis y procura que quede todo bien repartido y untado
  4. Corta la albahaca fresca y añadela junto con los piñones enteros al momento de servir
  5. No tiene más, sólo queda disfrutar 😉

Ingredientes

  • Espaguetis de quinoa (o cualquiera, pero integrales)
  • 1 boniato pequeño
  • 50 gr de anacardos
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de leche de arroz (o cualquiera vegetal)
  • sal y aceite de oliva
  • albahaca
  • piñones

Bueno, bueno, bueno… de verdad, pruébalo y me cuentas 🙂

Comparte esta receta