Sopa fría de la huerta

De hecho de la huerta podrían ser todas las que lleven productos de la huerta.
Pero en fin, así de inspirada estoy hoy 😛 Y en todo caso, lleva un título honorífico para conmemorar este mes de Septiembre.

Y lleve el nombre que lleve está riquísima. O por lo menos a mi me ha encantado. Y me ha sentado genial.
Todo crudo, aprovechando todos los nutrientes intactos. Una buena y ligera digestión que permite que mantengas la cabeza clara (y eso pasa porque no tiene que irse toda tu sangre a tu sistema digestivo a procesar mezclas y cocinas pesadas y complicadas).

He tardado menos y nada en prepararla y la he saboreado con calma, respirando y disfrutandola.

En casa o para llevar. Buen provecho 😉


Preparación

  1. Corta todos los ingredientes a trozos y trituralos en el procesador hasta que quede bien fino
  2. Añade nuez moscada a tu gusto. A mi me encanta el saborcillo ácido que le da, pero no te pases o empezarás a notar un gusto más amargo
  3. Si lo quieres más fino aún pasalo por una bolsa de filtrado o por el colador xino
  4. Corta a juliana la col para decorar el plato, y porque la col cruda está riquísima
  5. O podrías poner germinados, semillas de chía (yo las molería para digerirlas bien) o unas pipas de calabaza, por ejemplo

Ingredientes

  • Medio calabacín blanco
  • tres tomates bien dulces
  • 2 zanahorias
  • col blanca
  • nuez moscada
  • aceite de oliva virgen y pizca de sal

Interesante a tener en cuenta

  • Calabacín:el 93% es agua, así que tiene propiedades diuréticas 🙂 Rico en minerales como el potasio y en vitaminas como la C, ácido fólico. Muy bueno para la piel y para tratar la retención de líquidos, la celulitis, o la obesidad.
  • Tomate: contienen muchas vitaminas (C, del grupo B, E, …) y minerales. Refrescan, rehidratan y revitalizan. Contienen también mucha agua con lo que son buenos para prevenir la retención de líquidos, son depurativos… Bueno para la vista, para la piel y para nuestro corazón.
  • Zanahoria: no acabaríamos nunca de listar el sinfín de virtudes… Nos proporcionan energía, nos protegen los intestinos y alcalinizan el sistema digestivo, ya que nos ayudan a neutralizar la acidez del estómago. Cuigan nuestro sistema nervioso ya que nos previenen del estrés, evitan los resfriados, refuerzan la vista. Cicatrizantes y protectoras del sistema digestivo, contribuyen a regular la menstruación, ayudan a eliminar el ácido úrico, protegen los vasos sanguíneos, estimulan las defensas, etc.
  • Aceite de oliva: fuente de grasas vegetales saludables y necesarias. Beneficia a nuestro sistema digestivo. Antiinflamatorio. Mejora la absorción del calcio y el magnesio. Antioxidantes gracias a la vit E. Ayuda al estreñimiento. Nos protege e hidrata la piel, etc.

¡Buen provecho!

Comparte esta receta