Es una sopa japonesa que se toma desde hace más de 500 años.

Su ingrediente principal es el miso, y los demás pueden variar según la región de Japón o la creatividad del cocinero.

Tiene un sinfin de virtudes que os explico más adelante. Aquí va mi versión.

La verdad es que yo lo hago todo a ojo, si falta agua, añado más, si lo quiero más fuerte, pues otra cp de miso… Ya son muchos años de hacerla. ¡Y siempre sale buena!

A continuación encontrareis los ingredientes, la preparación y todas las virtudes de los ingredientes de la sopa de miso, pero hablando el otro día con mi profesora de Yoga me pasó unos apuntes muy interesantes que he incluído éste enlace.

 


Preparación

  1. Ponlo todo en una olla (menos el miso, el tamari, el gomasio y los trozitos de perejil o cebolleta) y llevalo a ebullición.
  2. Tapa, y cocina a fuego lento durante 20 o 25 minutos.
  3. Cuando apagues el fuego añade el miso, y el tamari.
  4. Y cuando lo sirvas decoralo con la cebolleta o el perejil y con el gomasio.

Ingredientes

  • 5 tazas de agua
  • 1 seta shitake
  • 1/2 alga kombu
  • Daikon (1/2 medio nabo, o si es seco poner un puñadito)
  • 1/2 cebolla en rodajas finas
  • 1 zanahoria en dados
  • 3 cp de miso (al gusto)
  • 1 cs de tamari
  • Tallos de perejil o de raiz de cebolletas, cortado fino
  • Pizca de gomasio

Sinfin de virtudes

Para que os hagáis una idea de todo lo que te aporta esta rica ‘sopita’:

  • Miso: Es una pasta fermentada principalmente de soja y sal marina. Aunque hay variedades que llevan cereales. Contiene enzimas vivas que ayudan a la digestión y aminoácidos que favorecen la flora intestinal. Yo uso el Hatchomiso, que no lleva gluten, pero podeis usar cualquiera de las variedades que hay.
  • Daikon: Es una raíz de un rábano japonés. Favorece la digestión, es antiséptico y ayuda al sistema inmunitario. Bajo en calorías. Contiene vit C y vitaminas del grupo B. Provitamina A y minerales como el hierro, el potasio, el magnesio, sodio, fósforo y calcio.
  • Shitake: es una seta originaria de China. Fuente de proteínas y vitamina D. Desde la antiguedad es muy valorada por sus propiedades para la curación de enfermedades del hígado, respiratorias y de circulación. También se usa en Japón y en China para fortalecer el sistema inmunitario y prolongar la vida.
  • Alga kombu: fuente inestimable de minerales yodo, potasio, sodio, calcio (800mg por cada 100gr), etc. También tiene vitaminas, a destacar la vit A. Y tiene la propiedad de ablandar las fibras con lo que la cocción de los alimentos dónde hemos añadido un trozo de esta alga es mucho más rápida.
  • Tamari: es una salsa hecha con soja (a diferencia de las salsas de soja, esta no contiene trigo), que favorece el sistema digestivo, la asimilación de los nutrientes y tiene propiedades antibacterianas. Es remineralizante. Ayuda a alcalinizar la sangre con lo que favorecemos la salud en general y la conservación de huesos y dientes.
  • Gomasio: condimento elaborado con semillas de sésamo y sal marina. Es alcalinizante de la sangre con lo que fortalece nuestro organismo. Además favorece la secreción de jugos digestivos, estimula todo el metabolismo, fortalece el sistema nervioso, es ligeramente diurético y regenera el intestino.

Vamos, que impera integrar esta sopa en nuestra dieta habitual. ¡Buen provecho!

Comparte esta receta